Reencuentro con Los Chakras

En el último evento cultural que se llevó a cabo en el Milano Latin Festival, la presentación de las Matriarcas, una iniciativa a cargo de la asociación Progetto 7 Lune me encontré con una muñeca realizada por la artista mexicana Aracely Moreno que hace referencia a Los Chakras, una teoría que reaparece en mi vida en el momento justo para evaluar el balance de mis centros de energía.

Para quienes son nuevos en este tema, les dejo una pequeña introducción a los Chakras.

¿Qué son?

Los Chakras son centros de energía, ubicados de manera vertical en el cuerpo y se dividen en 2 grupos: los que están en la parte alta representan nuestro lado mental, mientras que los ubicados en la parte baja son nuestro lado del instinto.

En total son 7 y manejan nuestras emociones, mente y espíritu, todos relacionados con una parte del cuerpo y diferenciados con un color.

Yo soy (1)

  1. Yo soy
  2. Yo comprendo
  3. Yo hablo
  4. Yo amo
  5. Yo puedo
  6. Yo deseo
  7. Yo tengo

chakras

 

El chakra radical (color rojo) nos une con el mundo físico.
El segundo chakra (naranja) es el centro de las emociones originales no filtradas, de las energías sexuales y de las fuerzas creativas.
El tercer chakra (amarillo) acciona en ámbito de funciones complejas, es nuestro centro de energías, una relación activa con las cosas del mundo y con las demás personas.
El cuarto chakra (verde) representa la capacidad de enfatizar y «sentir con», de compatibilizar estados de ánimo y entrar en resonancia con vibraciones.
El quinto chakra(azul) encuentra el centro de la capacidad de expresión humana, la comunicación y la inspiración.
El  sexto chakra (índigo) consuma la percepción consciente del ser.
El séptimo chakra (violeta) representa la perfección suprema del hombre, saber.

Comprender la función de nuestro cuerpo, mente y espíritu es clave para alcanzar la serenidad.
  

A continuación un ejercicio recomendable para saber el estado de nuestros Chakras:

1. Sentados al centro de un espacio de un metro y medio o dos a cada lado.  Creamos una burbuja imaginaria a nuestro alrededor.

2. Imaginemos que en el lugar de cada uno de los chakras hay una luz. Todas las luces puede tener un color diferente, o ser todas del mismo color.

3. Encendemos todas tus luces y apuntamos sus rayos hacia enfrente, conscientes de la fuerza de cada luz, es importante notar las luces que alcanzan la pared y las que no.

4. A este punto imaginamos que el cuarto irradia luz, puede ser blanca, azul, dorada o plateada.

5. A medida que empezamos a ver y sentir la luz, veremos también está rodeando nuestra burbuja, atravesando sus límites y comenzando a llenarla. Cuando nuestra burbuja esté llena de luz, comenzará a entrar a nuestros chakras.

6. Inhalar, o intentar inhalar la luz, y dirigirla siempre más profundamente en los Chakras, sobre todo en los que hemos notado que la luz no penetra totalmente.

7. Cuando hemos terminado de inhalar suficiente luz para equilibrar los chakras, descansamos por unos algunos minutos antes de disolver la burbuja y regresar a nuestro estado normal de conciencia. 
A partir de esta toma de conciencia, podemos realizar ejercicios con frecuencia para mantener el balance de nuestra energía. 

¿Qué ejercicios practicas tú?

Red.interpuente@gmail.com 

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s